Cuando paso por el puente Triana, contigo vida mía.

Cuando paso por el puente Triana, contigo vida mía, Triana, contigo vida mía, con mirarte solamente, Triana, me muero de alegría. Porque tienes unos ojos, Triana, igual que dos luceros, Triana, igual que dos luceros, y una clase de «Jechuras», Triana, que vale el mundo entero.

Si por otro me dejaras, Triana, de pena moriría, cariño, te quiero y te querré, eres mi noche y mi vida (mi norte y mi guía), Triana, Triana y olé…

Manuel Pareja-Obregón.

El Puente de Isabel II, conocido popularmente como Puente de de Triana, está situado en Sevilla y une el centro de la ciudad con el populoso y afamado barrio de Triana, cruzando el río Guadalquivir.

Sustituyó en el siglo XIX a un viejo puente de barcas que existía en su lugar, construyéndose el puente de hierro más antiguo de España en 1852, fecha en el que nació el Puente de Triana, bajo el reinado de Isabel II, motivo por el que ostenta dicho nombre.

En 1918 se ensancharon las dos avenidas de entrada al mismo y unas escaleras que permitía el acceso desde el mercado de abastos de Triana. Para ensanchar la avenida trianera se derribó la capilla de la Virgen del Carmen que había junto al mercado, y por este motivo, el ayuntamiento encargó una nueva al arquitecto Aníbal González en 1924, fianlizándose la obra en 1928.

En la actualidad, el Puente de Triana, es símbolo de inspiración de grandes artistas que enamora quien lo observa desde la orilla del Guadalquivir.

Todo un honor para Triana, Sevilla, Andalucía y España.

Eres mi noche y mi día, mi norte y mi guía, Triana, Triana y olé…
Editado por José Antonio Salas Alcázar